Dele buen uso a los problemas

¿Qué tipo de persona cree ser usted?,  ¿el que se deja sucumbir antes los problemas de la vida? ó ¿el que usa los problemas como aprendizaje para seguir hacia adelante y convertirse en un hombre o una mujer de bien? El apóstol Santiago nos dice “Hermanos míos, gozaos profundamente cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  Pero tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago.1:2-4).

Podemos usar al Apóstol Pablo como  ejemplo de lo que se considera ser una persona de fe. Él no miró su encarcelamiento en la prisión romana como un obstáculo  para la propagación de la Palabra de Dios; al contrario, cada minuto que corría hacia el momento de su ejecución lo inspiraba a escribir  con más ahínco cartas a sus hijos espirituales, especialmente a Timoteo, exhortándolos y animándolos, cuando humanamente sabemos que él mismo mostraba tener la misma necesidad.  

Su empeño por el bienestar del Evangelio fue más allá de lo humano, pero él sentía la urgencia de preparar a quién iba a tomar su  antorcha; es decir, su ministerio después de su partida. Era imperativo que el tuviera su mirada puesta en Jesús para poder alcanzar su meta y ni Nerón, ni el abandono de aquellos que una vez fueron sus compañeros de milicia le iban a quitar el gozo de ver cumplida la obra para cual Dios lo llamó.  

Estimado amigo, usted debe saber “…que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos.  Habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanidosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,  sin afecto natural, implacables, calumniadores, sin templanza, crueles, enemigos de lo bueno, traidores, impetuosos, engreídos, amadores de los deleites más que de Dios,  que tendrán apariencia  de piedad, pero negarán la eficacia de ella”         (2 Timoteo 3 :1-5).

Entonces, ¿cómo debemos actuar frente a semejante situación?  En estos tiempos peligrosos tenemos que poner nuestra mirada en JESUCRISTO el autor y consumador de la fe, como lo hizo Pablo y otros hombres de la Biblia. Poniendo nuestra fe en el que todo lo puede, vamos a poder contrarrestar los ataques del  enemigo. Amigo, ¿cuál es su posición ante las adversidades? Conviértase en una persona de fe que hace uso sabio de los problemas y que mira las circunstancias adversas como peldaños a subir para llegar hacia su meta; hacia el propósito para el cual fue llamado.