Si te encanta hacer manualidades caseras con los niños, pero casi nunca te animas porque cada idea que fichas en Instagram, Pinterest o Youtube te parece complicada o crees que incluye materiales imposibles de encontrar, estas tres propuestas son para ti. Son ideas fáciles y para todas las edades, con materiales que puedes encontrar en cualquier papelería o incluso en el supermercado y con instrucciones tan sencillas que podrán servirte como base para divertirte complicando la ecuación fabricando junto a los «peques» vuestras propias creaciones. Con la ayuda de María Riesco, fundadora de Delipapel y The Creative Place, detallamos el paso a paso para crear un ambientador navideño, una original tarjeta de felicitación y una bola de nieve casera elaborada con un tarro de conservas.

Un ambientador con encanto
Para elaborar un ambientador casero navideño necesitamos dos o tres naranjas, preferiblemente de zumo porque la piel es más blanda y clavos (especias), que pueden encontrarse en cualquier supermercado y que es especialmente aromático.

Tal como explica María Riesco, la idea es que vayamos insertando las especias de clavo en la naranja, elaborando los dibujos o grecas que más nos gusten.

Por último, puedes colocar tus naranjas decoradas en un frutero de metal envejecido o dorado o en una cesta de mimbre, en un lugar visible del salón, de la cocina o de la estancia del hogar a la que quieras dar ese toque de aroma tan característico que aporta la unión del clavo y la naranja.

Una tarjeta navideña original
Si a tu pequeño le encanta enviar o regalar a sus seres queridos tarjetas navideñas, disfrutará creando su propio diseño. Para ello necesitaréis, según explica en Delipapel, cartulinas de colores, cola, papel de regalo o con algún estampado original, pompones de colores y una silueta de árbol, que o bien podréis dibujar vosotros mismos sobre el papel estampado o bien podéis inspiraros en las numerosas plantillas navideñas que circulan en internet.

En primer lugar dobla a la mitad la cartulina de colores tamaño Din A4 para dar forma a tu tarjeta. Después coloca la plantilla (o dibuja el árbol navideño que diseñes) en la parte posterior del papel regalo o estampado y recorta dos arbolitos.

Recuerda que las siluetas no deben ser demasiado grandes para que podamos colocar al menos dos de ellas en la tarjeta. Por último, pega con cola los árboles a tu gusto en la tarjeta y por último coloca los pompones de algodón de colores simulando que ha caído sobre los árboles una gran nevada.

Bola de nieve casera
La última de las manualidades caseras que proponen en Delipapel no solo sirve para decorar la casa, sino que también nos sirve para reciclar los tarros de mermelada o tomate que tengamos en casa. Para hacer esta pequeña burbuja navideña, necesitaremos un tarro de cristal, árboles navideños pequeñitos y purpurina o nieve artificial.

También son válidos trocitos pequeñitos de papel de colores o plateado o dorado. En primer lugar escoge los tarros de conservas que tengas en casa que te parezcan más bonitos (si es posible, elige aquellos cuya tapa tenga un diseño más trabajado, con alguna greca o dibujo), lávalos y quítales la etiqueta de papel que lleven.

Una vez que tengas el tarro elegido, ábrelo y pega la base del arbolito a la tapa con un pegamento especial para metal, coloca la purpurina o los papelitos dentro del tarro y, una vez que se haya secado bien el pegamento enrosca la tapa del tarro. Al moverlo, verás el efecto que se crea con la purpurina, los papeles de colores o la nieve artificial.

Estas son algunas de las ideas que propone la fundadora de The Creative Place, que ya está organizando los grupos para despertar la imaginación y la creatividad de los niños en sus talleres para los Días sin Cole.

Fuente

قالب وردپرس