Desde comienzos del año Dios te ha estado invitando a que cambies tu vocabulario. Esto debes hacerlo para poder estar en su presencia. Recuerda que nuestra boca se hizo para bendecir, no para maldecir.

Fuente